Habitaciones de Hotel y SGAE

fachada-de-hotelMensualmente, a través de email o teléfono, los empresarios me plantean innumerables dudas. Entre las más destacadas voy a recuperar el asunto de los televisores en las habitaciones de hotel, que aunque ya fue comentado en un post anterior, merece algunas especificaciones. https://nopaguesasgae.com/2015/09/16/sgae-un-lobby-con-demasiado-poder/

La cuestión es que los hosteleros no entienden cómo es posible que se le exija el abono de una tasa por reproducción de obra protegida en local de pública concurrencia, aplicada al aparato del que disfruta el cliente en un ámbito que es estrictamente privado. Y si, aunque SGAE haya conseguido que el mismísimo tribunal superior de justicia español cambiara de actitud al respecto en una cuestionable sentencia de 2009, lo que sigue siendo cierto es que la habitación de hotel se circunscribe a la más estricta privacidad del cliente. De hecho, la policía no puede registrar una habitación de hotel si no es con orden judicial por delante.

Sentencia: Sentencia Supremo 2009 PROPIEDAD INTELECTUAL

Entonces ¿cómo es posible semejante incongruencia procesal, donde el ámbito privado cambia de aspecto y orden dependiendo de a quién beneficie o perjudique la aplicación del concepto?

Cuestiones conspiranoicas a parte,  es evidente que SGAE disfruta de un trato especial en la mayor parte de las salas de tribunales, y todo a pesar de haber quedado en evidencia la corruptela sistemática que caracteriza la gestión de los fondos adquiridos por este método de tasas.

Hace poco recibí la llamada de un hostelero que, precisamente, también es un artista miembro de SGAE. Sin embargo se niega a pagar las tasas por reproducción de obras protegidas en locales de pública concurrencia. Para justificarlo usó un argumento de peso indiscutible: el dinero recaudado se reparte de manera sesgada, a favor de una élite que ni muchísimo menos representa los intereses de la comunidad de artista españoles y extranjeros. Dicho de otro modo; el jamás ha recibido un solo euro por conciertos y obras publicadas y facturadas, de las que SGAE tiene noticias. ¿Cómo se reparten las decenas de millones de euros recaudados anualmente? Eso es un misterio para la mayoría de los socios de SGAE.

La gente me pregunta cómo podemos parar este abuso, que podemos hacer para convertir un seudoimpuesto, como son las tasas en cuestión, en algo más justo y equitativo. La respuesta no es una acción individualizada. A pesar de haber cosechado muchos éxitos, SGAE sigue imponiendo muchos de sus anquilosados e injustos paradigmas de gestión. Para resolver definitivamente el problema, la acción debe ser conjunta. Solo con una unión fuerte y cohesionada del gremio (y la Federación Española de Hosteleros no me vale, pues ya ha demostrado su absoluta incompetencia en este y otros asuntos) podremos hacer frente a una maquinaria jurídica que maneja cientos de millones de euros.

Conseguir que una habitación de hotel, y todo lo que allí dentro sucede, vuelva a ser considero única y exclusivamente como referente al ámbito privado sería un primer paso. Tanto los juristas como los artistas deben reconocer que esto no atenta en absoluto contra los derechos y la protección de sus obras. Sin embargo, la manipulación de los criterios de aplicación legislativa en beneficio de una industria concreta sí que dilapida el más básico sentido común, además de los principios fundamentales de la democracia.

Extracto de Sentencia del Tribunal Constitucional 10/2002, de 17 de enero (BOE núm. 34, de 8-2-2002). Pleno. Cuestión de inconstitucionalidad 2829/94. Estimatoria. Ponente: Magistrada Dña. Emilia Casas Baamonde.
IDerecho fundamentales a los que se refiere principalmente la Sentencia y doctrina aplicada
• Derecho a la inviolabilidad del domicilio (art. 18.2 CE): contenido; concepto constitucional de domicilio; consideración de lashabitaciones de los hoteles como domicilio; entrada y registro en las habitaciones de un hotel. Derogación, por inconstitucional, del art. 557 LECrim.
• El derecho a la inviolabilidad del domicilio protege un ámbito espacial determinado, el «domicilio», por ser aquel en el que los individuos, libres de toda sujeción a los usos y convencionessociales, ejercen su libertad más íntima, siendo objeto deprotección de este derecho tanto el espacio físico como lo que en él hay de emanación de la persona y de su esfera privada.
Las habitaciones de los hoteles pueden constituir domicilio de sus huéspedes, siempre que éstos desarrollen vida privada enaquéllas.
• Ni la accidentalidad, temporalidad, o ausencia de habitualidad del uso de la habitación del hotel, ni las limitaciones al disfrute de las mismas que derivan del contrato de hospedaje, pueden constituir obstáculos a su consideración como domicilio de losclientes del hotel mientras han contratado con éste sualojamiento en ellas.
• La incompatibilidad del art. 557 LECrim. con el derechoreconocido en el art. 18.2 CE se produce sólo en la medida enque impide con carácter absoluto que dichos establecimientos o una parte de los mismos, específicamente sus habitacionesrespecto de sus huéspedes, sean consideradas domicilio.
• El art. 557 LECrim. es contrario al art. 18.2 CE por cuanto que excluye expresamente la posibilidad de que las habitaciones de los huéspedes de los hoteles puedan considerarse su domicilio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s